Henry Juszkiewicz El CEO de Gibson Brands, Henry Juszkiewicz, fue entrevistado recientemente por la revista Billboard. Juszkiewicz cubrió diferentes temas, tales como la situación actual de la guitarra y el rock; la constante expansión internacional de Gibson; y la prometedora incursión de la empresa en el segmento de electrónica de consumo. Otra de las temáticas abordadas fue la decisión de abrir una tienda “vivencial” en el legendario edificio de Tower Records, en Sunset Boulevard.
 
“Uno de los objetivos ha sido demostrar que ya no somos una compañía que hace únicamente guitarras”, explicó Juszkiewicz. “Somos una empresa vinculada a la música con recursos y herramientas diversas, muchas de los cuales están dentro de la categoría de la Electrónica de consumo. Este proyecto es un sueño hecho realidad: Una tienda “vivencial”, con un concepto que no es diferente a lo que otras marcas, como Nike, hacen. No son lugares donde sólo se exhiben los productos sino que también se brinda información clave a los consumidores.”
 
Según Juszkiewicz, las adquisiciones corporativas han sido clave para el crecimiento exponencial de Gibson, que supera el 30% anual desde que tomó las riendas de la compañía en 1986. Agregó, sin embargo, que la política de expandir su participación en el mercado continúa vigente. “Tenemos aproximadamente 27 oficinas y miles de personas en diferentes países del mundo”, comentó. Al mismo tiempo, señaló que se han obtenido ingresos sustanciales en países como Rusia, Brasil, India y China, entre otros. “La adquisición de la división Entretenimiento para el hogar de Philips nos ha posicionado como una de las cinco grandes marcas en el segmento Electrónica de consumo en China”, remarcó.
 
Como no podía ser de otra forma, uno de los ejes de la conversación fue la actualidad de la guitarra. La pasión de Juszkiewicz al conversar sobre dicho tema era palpable: Él de hecho es un guitarrista con años de experiencia, pues solía tocar con diferentes bandas en su juventud. “(Tocábamos) de todo. Desde Frank Sinatra pasando por el “bunny hop” hasta rock and roll”, señaló. “Igualmente, lo más divertido era interpretar ‘Take Five’ (de Dave Brubeck). Todos estaban borrachos para esa altura. El tema es en 5/4, y nos divertíamos mucho viendo a la gente que intentaba bailar al ritmo de la canción”.
 
Para la entrevista completa, haga clic aquí.