Una de las características más innovadoras de la nueva línea de guitarras Gibson 2015 tiene uno de esos nombres que son al mismo tiempo tan tremendamente descriptivos como enigmáticos: Zero Fret Adjustable Nut. Cuatro palabras que, en el fondo, no hacen más que poner nombre y apellidos de forma muy literal a su función, pero que, especialmente para los que no somos anglo-parlantes, y más para los recién llegados al mundo de la guitarra, tal vez haga que uno levante un poco la ceja y pregunte: “perdona... ¿cómo?”.
 
Zero Fret Adjustable Nut se podría traducir por algo como “cejuela ajustable con traste cero”, lo que despierta inmediatamente dos incógnitas para el guitarrista menos experto: ¿cómo que ajustable?,  y... ¿qué narices es eso de traste cero? Lo segundo tiene que ver con el diseño en dos partes diferenciadas de la nueva cejuela ajustable de Gibson 2015, y lo primero, en el fondo, es sencillo, aunque tan poco habitual como novedoso...
 

 
Ajuste real en cuatro puntos
La magia de nuestro del nuevo sistema Zero Fret Adjustable Nut (patente pendiente) de Gibson es que, de forma fácil e ingeniosa, multiplica por dos los puntos en que cualquier usuario mañoso o lutier puede ajustar la acción de nuestra guitarra. Hasta ahora, lo común es tener dos puntos de ajuste de altura de cuerdas: los tornillos giratorios a cada lado del puente Tune-O-Matic es el ejemplo más habitual. Con éstos se puede ajustar perfectamente la altura de cuerdas y el ángulo que queremos que éstas tengan sobre el diapasón, aunque alcanzando ciertos compromisos con los que los guitarristas hemos tenido que convivir durante años.
 
No es que esto fuera una situación incómoda o insatisfactoria, ni mucho menos. ¿Cuántos de nosotros nos hemos quejado alguna vez de las opciones de ajuste de nuestras Les Pauls, SGs, etc.? Seguramente pocos, cierto es, pero aun así siempre hay margen de mejora. Y la que ofrece el Zero Fret Adjustable Nut es una de esas que, una vez a nuestro alcance, nos preguntamos cómo es que no la hemos tenido ahí siempre.
 
Lo que añade la nueva cejuela son, básicamente, dos tornillos entre el traste cero y las guías de la propia cejuela que permiten ajustar también ésta en altura. Es decir, dos nuevos puntos de ajuste para calibrar la acción y el ángulo de las cuerdas sobre el diapasón se suman a los dos ya existentes, logrando ese ajuste real en cuatro puntos que, sinceramente, ofrece tantas opciones que uno no puede más que sacar pecho y sentirse orgulloso del Zero Fret Adjustable Nut.
 
Con estos cuatro puntos de ajuste se pueden lograr configuraciones de acción de ensueño. Por ejemplo, una acción muy baja en los trastes altos, para que el punteo solista resulte más cómodo y rápido, combinada con una acción más alta en los trastes bajos para que los acordes al aire y los power-chords tengan una mejor y más natural resonancia (esa que las cuerdas pegadas al traste tienden a constreñir). O, incluso, refinar aún más este tipo de acción angulando un poco más las cuerdas altas en el puente para pegarlas más a los trastes, pero darles algo más de altura en la cejuela. ¡Son tantas las posibilidades!
 
Ajuste rápido: del slide al shred en segundos
Otra ventaja del Zero Fret Adjustable Nut es que los ajustes se pueden hacer de forma rápida a través de sus dos tornillos con una simple llave allen, mucho más cómoda y fácil de utilizar que los tornillos rotatorios bajo el puente, la verdad. De esta forma, especialmente los guitarristas con querencia por el slide, pueden ajustar en un instante la acción de su guitarra para acomodarla a dicha técnica, sin tener que dedicar un instrumento para ello.
 

 
Por otro lado, el hecho de que esta nueva cejuela sea ajustable, resulta en una enorme ventaja para poder calibrar acciones más bajas de fábrica. Hasta ahora, lo habitual, y lo que dictaba el sentido común, es que la acción fuera un poco más alta de lo que, muchas veces, los guitarristas querrían en sus guitarras. Por la sencilla razón de que no hay vuelta atrás si el instrumento abandona la fábrica con una cejuela más baja para lograr ese tipo de seteo: una cejuela más alta puede cortarse para reducir la acción, pero el camino inverso es más costoso y suele implicar sustitución. Con Zero Fret Adjustable Nut, la altura de cuerdas puede ajustarse más baja durante el proceso de producción sin miedo a que un guitarrista que demande una más alta no pueda hacer nada una vez tenga la guitarra en sus manos. Además, el nuevo programa PLEK para ajustar el diapasón permite usar trastes más pequeños, lo que combinado con la nueva cejuela permite no solo acciones más bajas, sino una mejor entonación porque la cuerda tiene menos distancia posible de excursión entre el traste y el diapasón al ser presionada. Con lo que se minimizan esos bendings involuntarios al pisar demasiado fuerte las cuerdas.
 
Traste cero de latón criogenizado
Otra de las ventajas del Zero Fret Adjustable Nut reside en esa primera parte de su nombre: el traste cero. Si has puesto cara de estreñido, te lo explicamos: un traste cero es, sencillamente, un traste ubicado en la posición de la cejuela, de forma que las cuerdas reposan sobre él, en lugar de partir directamente de aquella. En las imágenes que acompañan este artículo podrás ver fácilmente como el Zero Fret Adjustable Nut se compone precisamente de dos partes: las guías para las cuerdas, que vendrían a ser la cejuela en sí, separadas por el hueco para los dos tornillos ajustables de un traste cero con su propio radio. Es de éste de donde parten las cuerdas y el que marca el inicio de la longitud real de estas sobre el diapasón.
 
Los trastes-cero no son una novedad, precisamente, y no vamos a ser nosotros quienes lo digamos. Y aunque la originalidad de Zero Fret Adjustable Nut reside en gran medida en ese componente ajustable de su ecuación, lo cierto es que el traste cero en sí, unido al material de que está compuesta la cejuela – una aleación de latón tratada criogénicamente – remata un concepto innovador. Además de permitir toda esa libertad y variedad en el ajuste del que hemos hablado, Zero Fret Adjustable Nut mejora el sustain del instrumento: un traste-cero absorbe menos vibración que una cejuela tradicional, y el material empleado ofrece una transferencia de timbre excelente. El tono es, además, algo más brillante – aquí entrarán los gustos personales de cada uno -, y el tono entre cuerdas al aire y cuerdas pisadas sobre el traste gana algo en homogeneidad. Lo que sin duda será muy atractivo para muchos guitarristas.
 
En definitiva, una nueva forma de entender la cejuela de una guitarra que, sin duda, dará que hablar (y que imitar) y hará la vida mucho más fácil a guitarristas de todo tipo y pelaje. Te debes, al menos, escuchar cómo suena y se siente el nuevo Zero Fret Adjustable Nut en una de las nuevas Gibson Guitars 2015. ¡No lo dejes pasar!