Si tuviéramos que destacar alguna de las grandes características de la nueva línea de guitarras Gibson para este año 2015 (¿solo una?), la inclusión en prácticamente todos los modelos del sistema de afinación G-Force sería sin duda una seria candidata para alzarse a lo más alto del podio. No solo es la mejor manera de afinar la guitarra en cuestión de segundos de forma absolutamente precisa… Es que, precisamente por ello, pone a nuestro alcance toda una serie de afinaciones alternativas con que expandir nuestra creatividad sin perder tiempo en afinar manualmente o tener que recordar exactamente hasta dónde debemos ajustar cada cuerda.
 
Para todos aquellos que os sintáis creativos y con espíritu de explorador guitarrero, aquí os dejamos una selección de afinaciones alternativas que tardaréis dos segundos contados en ajustar con vuestro G-Force, y que os abrirán nuevos horizontes de posibilidades e inspiración. ¡A por ellas!
 
Doble Drop-D
Drop D es una esas afinaciones tan comunes ya en todos los géneros, que lo de considerarla alternativa es casi una forma de hablar. Consiste, simplemente, en afinar la sexta cuerda un tono completo más grave (de E a D, vaya). Aquí, además, tienes una lista de temas míticos en esta afinación, para quienes necesiten iniciarse en ella por la puerta grande. Pero, ¿por qué no llevar la cosa más allá? Con esta Doble Drop- D lo que hacemos es bajar esa secta cuerda hasta D, pero también la primera. Es decir, eliminar el E abierto del diapasón. De esta forma, tenemos las mismas opciones en graves que con Drop D (power chords con un dedo, ¡yeah!), pero también podemos acceder a la parte aguda de los acordes de cejilla. Temas que usan esta afinación encontrarás unos cuantos clásicos: Cinnamon Girl de Neil Young, por ejemplo, o The End, de The Doors.
 
Open D (Re abierto)
Muy comunes especialmente entre músicos de blues, y más concretamente entre los pioneros del Delta, las afinaciones abiertas ofrecen sonoridades particulares, centradas normalmente en torno a un acorde concreto: el que suena al tocar todas las cuerdas al aire. En este caso, Open D (D-A-D-F#-A-D), el acorde que manda es, en fin, D (Re). Lo bueno, como en todas las afinaciones abiertas, es que podemos formar acordes completos con un solo dedo. Además de aprovechar la sexta cuerda para crear drones. Que, en el caso de D, tienen esa característica sonoridad de esta nota. Probablemente por eso es ésta una de las afinaciones alternativas preferidas también en el rock clásico y el hard rock.
 
Open G (Sol abierto)
Es una de las afinaciones abiertas por antonomasia. Open G (D-G-D-G-B-D) fue ampliamente usada por leyendas como Robert Johnson. Aunque el guitarrista más conocido asociado a ella es seguramente Keith Richards, quien acostumbra incluso a prescindir de la sexta cuerda para que la nota más grave que resuene en la guitarra sea precisamente el Sol (G) de la quinta. Open G es, en definitiva, la espina dorsal de muchos temas de The Rolling Stones. ¡Ahí es nada!
 
Open A (La abierto)
Podíamos haber hablado también de Open E, la tercera afinación alternativa dentro de ese gran triunvirato de afinaciones abiertas provenientes del blues arcaico. Pero por salirnos un poco de la norma, y aportar un color distito, Open A es sin duda una gran opción. En este caso, pasamos de registros “a la baja”, a una afinación que juega en registros más agudos. Esto hay que tenerlo en cuenta por la tensión extra a que puede someter a nuestra guitarra. Por lo que no es muy recomendable dejar una guitarra de caja afinada en Open A durante mucho tiempo.  Para una muestra de esta afinación en plena acción, nada mejor que el In My Time of Dying de Led Zeppelin (Physical Graffiti).
 
Open C (Do abierto)
Una afinación alternativa realmente peculiar y poco habitual. Tocando la guitarra con todas las cuerdas al aire genera un bonito acorde de Do mayor (C-G-C-G-C-E), que suena especialmente bien en guitarras de 12 cuerdas. Un buen ejemplo, y reciente, de canción compuesta con esta afinación sería el Little Lion Man de Mumford & Sons. Sin duda, una opción a explorar para mentes creativas.
 
Drop C
Por último, yéndonos a terrenos completamente diferentes, Drop C representa un buen compromiso para quienes requieran afinaciones graves  pero no puedan o quieran destinar una guitarra completamente a la afinación de cabecera de ciertos géneros como es el C Standard (stoners del mundo, a vosotros os miramos). Con Drop C lo que hacemos es, básicamente, un Drop D pero con la guitarra afinada un tono completo más grave. Dicho de otro modo, un D Standard (D-G-C-F-A-D) pero con la sexta cuerda un tono más grave (C-G-C-F-A-D). No obstante, existen variantes: por ejemplo, dropear solo la quinta y sexta cuerda (CGDGBE), lo que permite hacer acordes de quinta dejando el resto de la guitarra en E Standard; o dropear solo la sexta cuerda, quedando la afinación en CADGBE. En este sentido, una herramienta como G-Force se revela especialmente práctica, ya que las afinaciones que no se incluyen de serie, pueden guardarse en cualquier posición como afinaciones de usuario. ¡Imaginación al poder!