Antes de explorar otros caminos, Eric Clapton fue un guitarrista fiel a las guitarras Gibson. Y no es que queramos tirarnos flores (bueno, sí, cuando se puede se puede…), pero varias de las páginas más importantes de su trayectoria y, por qué no, de la mismísima historia del rock, las escribió Dios – según rezaba aquella famosa pintada – con una seis cuerdas Gibson entre las manos. Que nunca han sido en realidad tan lentas como sugería su famoso mote…
 
De Bluesbreakers a Blind Faith, pasando por Cream, el impacto que Clapton dejó en el panorama musical internacional se deja sentir todavía en nuestros días.  Fueron los años de su ascenso al olimpo de los guitar heros, y su particular aportación a la revolución que supuso la Brit Invasion. Luego andaría y desandaría caminos, se encontraría, se perdería y se volvería a encontrar en varias ocasiones, y firmaría otros tantos discos y temas no menos importantes que los de aquellos últimos años de la década de los 60. Fue un lustro, básicamente, marcado por el sonido de algunas guitarras Gibson que hoy son casi tan leyenda como el propio Clapton. Te las presentamos:
 
Gibson ES-335 de 1964: la guitarra Cream
Fue la primera guitarra Gibson que compró Eric Clapton. Lo hizo, además, en el mismo año de su lanzamiento, 1964. Una preciosa 335 con acabado Cherry Red que el guitarrista usó durante los siguientes 40 años., hasta que la subastó a favor del centro de rehabilitación promovido por él mismo, el famoso Crossroads Centre en Antigua. Fue, además, la guitarra con la que empezó su andadura con Cream, y una de las más características y habituales de ese período. No en vano su apodo era Cream Guitar. De hecho, fue la guitarra que usó durante el concierto de despedida de la formación en el Royal Albert Hall en 1968.
 
LesPaul

1960 Gibson Les Paul: Beano Burst
La 335 solo tenía una competidora en aquellos años: una Les Paul del 60 – porque siempre Clapton siempre ha dicho que tenía un mástil estrecho – en acabado Cherry Sunburst que es, a día de hoy, todo un mito. La compró de segunda mano en Londres en 1965, y fue la guitarra con que grabó su colaboración en el Beano Album de John Mayall and the Bluesbreakers. Por desgracia, durante los ensayos con Cream en 1966, cuando Clapton, además, estaba aficionándose precisamente a esta guitarra, la Les Paul fue robada. Y nunca más se supo de ella… Años más tarde, Gibson lanzó su propia réplica, la Eric Clapton 1960 Les Paul, con la colaboración del mismísimo Clapton.
LesPaul

 
1964 Gibson Les Paul SG
Ante la desaparición de su Beano Burst, Clapton intentó usar otras Les Paul  (una comprada a Andy Summers, de The Police, por ejemplo). Sin embargo, el lazo que tenía con aquélla desaparecida no se repitió. Hasta que puso sus manos sobre una SG del 64. Justo antes de la primera actuación de Cream en los EE.UU., todos los instrumentos de la banda fueron repintados con motivo sicodélicos por el colectivo artístico llamado The Fool. La SG pasaría a ser conocida a partir de entonces precisamente como The Fool Guitar, y Clapton acabaría regalándola a su buen amigo George Harrison (y no sería la única…). La última vez que se vio esta SG, fue en manos de un coleccionista privado que la adquirió por casi medio millón de dólares…
 
LesPaul

1963 Gibson Reverse Firebird
En 1968, Clapton se hizo con esta Reverse Firebird que usó con bastante frecuencia durante la corta pero intensa vida del súper grupo Blind Faith. Montaba dos mini-humbuckers al uso, pero no tenía switch.
 
LesPaul

Gibson L5
En tiempos más recientes, a Clapton se le ha visto en bastantes ocasiones tocando con una Gibson Chet Atkins pero, sobre todo, para esos números algo más jazzeros, con una Gibson L5.  Sí, amigos, todos tenemos derecho a hacernos mayores…
 
LesPaul

1957 Les Paul Goldtop “Lucy”
No obstante, de entre las Gibson de Clapton, la que tiene la historia probablemente más memorable es esta Les Paul Goldtop del 57. Al parecer, Clapton la compró en Nueva York, y ya no era exactamente una Goldtop cuando cayó en sus manos. Rick Derrienger, el vendedor, la había repintado en Cherry Red. La usó durante un tiempo durante la gira americana de Cream, y finalmente se la regaló a su amigo George Harrison. Según el propio Clapton, puede que fuera porque prefería el mástil de su Les Paul del 60, o simplemente que cada guitarra tiene su propio lugar. Harrison la usó durante los últimos años de The Beatles. Y fue esta misma guitarra la que tocó Clapton cuando colaboró en la grabación de While my Guitar Gently Weeps. Lucy, que así fue bautizada por el ex Beatle, fue la guitarra principal de Harrison durante muchos años.
 
 
LesPaul