TASCAM
Muchas veces hemos hablado por aquí de la gran utilidad que puede suponer una grabadora de mano para cualquier guitarrista. Teniendo a Tascam aquí al lado, además, como parte de Gibson Brands, no es muy fácil poder recomendar algunas de las grabadoras más potentes y fiables del mercado, de una de las marcas con más solera y más reputadas en el mundo del audio profesional. Los últimos modelos que han lanzado, por si fuera poco, incluyen algunas características muy poco comunes en este tipo de aparatos, pero que apuntan decididamente hacia el futuro de la grabación profesional. Es el caso, por ejemplo, de la DR-22WL, que a su formato compacto y su potencia añade ahora un paso más allá en versatilidad con sus capacidades WiFi.

Junto con su hermana mayor, la DR-44WL, la DR-22WL es la primera grabadora de mano en soportar conexiones inalámbricas vía WiFi para controlar el transporte (reproducción, grabación, pausa, etc.) y la transferencia de archivos, además de contar con opciones de streaming hacia el ordenador o un smartphone. Esto, sin duda, convierte a la nueva generación de grabadoras portátiles Tascam en una de las herramientas más potentes para profesionales del audio. Pero no solamente...
 
La Tascam DR-22WL, especialmente, por el tamaño tan compacto que presenta, resulta un recurso realmente interesante para guitarristas. Apenas ocupa espacio en el estuche de la guitarra, en nuestra mochila o, aún, en el bolsillo de la chaqueta. Pero en su interior puede almacenar grandes cantidades de música para, por ejemplo, grabar nuestras ideas sobre la marcha cuando estamos practicando con la guitarra. O registrar una demo rápida de ese nuevo tema que tu banda y tú estáis terminando de componer en el local, o esa nueva versión que no tenéis claro si realmente funciona con vuestro sonido y vuestros arreglos. Grabaciones que luego pueden lanzarse por streaming para una escucha rápida en el teléfono, o transferir sin cables a tu ordenador para editarla con calma.
 
La DR-22WL incluye una tarjeta SD de 4Gb, que puede sustituirse lógicamente por cualquier otra SD del tamaño que queramos. Teniendo en cuenta que este tipo de tarjetas pueden alcanzar los 128Gb de almacenamiento, la cantidad de material que podemos recoger con ella es sustancial...
 
Pero una grabadora como ésta, además, puede ser un compañero musical ideal. De nuevo, su tamaño, junto con esa gran capacidad de almacenamiento, la pueden convertir en tu reproductor portátil favorito. Sí, casi todos tenemos hoy en día ya un smartphone en nuestro bolsillo, al que le cargamos nuestra música preferida. Pero con la constante aparición de más y mejores apps, y esa fiebre irremediable por realizar fotografías y vídeos de casi cualquier cosa de forma compulsiva (aunque jamás vayamos a volver a verlos...), lo cierto es que nuestros teléfonos tienen que sufrir una guerra interna constante por el espacio disponible entre fotos, clips, apps y audios.
 
Lo bueno de esta opción Tascam es que podríamos, incluso, destinar una tarjeta SD concreta a nuestra colección de música, pudiendo disponer por tanto de hasta 128Gb para llevarla a donde quisiéramos. Y, lo que es más, al ser un dispositivo profesional, nuestro nuevo y flamante “emepetrés” portátil podría reproducir archivos de audio de mala calidad. Nada de, en fin, mp3 de baja resolución y dudosa procedencia. Con la DR-22WL podrás escuchar en el metro o andando por la calle archivos de alta calidad de 24 bits y hasta 96kHz de resolución. Archivos que podrás volcar a la grabadora sin cables, vía WiFi, y sin  terceras aplicaciones: la grabadora aparece en tu ordenador como si fuera otro disco duro más.
 
Conviene tener en cuenta, en cualquier caso, que si vas a utilizar tu DR-22WL desde una misma tarjeta tanto para grabar como para escuchar música, ésta debería estar en su propia carpeta. De hecho, la grabadora incluye ya por defecto una carpeta denominada música precisamente para esto, que admite hasta dos niveles más de subcarpetas (artistas y álbumes, por ejemplo). Lo realmente importante que hay que recordar es que la DR-22WL graba guardando por defecto los archivos generados en el último directorio seleccionado. Así que, después de escuchar música, es una buena idea moverse de vuelta a la carpeta que uses para almacenar grabaciones. ¡A disfrutar!