Aunque muy presente en diferentes épocas y a través de según qué artistas, el rock y las guitarras nunca han estado demasiado presentes en el mundo del cómic. Y, al revés, los tebeos, salvando algunas excepciones y algunos apuntes y homenajes aquí y allá, tampoco es que tengan mucha mención directa en la música. Todo ello pese a que grandes hitos audiovisuales de la cultura pop y comiquera hayan sonado con acordes y riffs memorables (¿el Batman televisivo de los 60, por ejemplo?).
 

Para remediar el asunto, y aportar nuestro granito de arena musical a un cita ineludible en el panorama historietístico español - y una de las más importantes a nivel internacional -, Gibson Brands se acercó con su propio stand a la 33ª edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Y no solo con afán expositor y divulgativo: dentro de nuestro programa de actividades se encontraba una exposición que ha dado mucho que hablar y que ver: Gibson Storytelling, una instalación basada en guitarras Gibson pintadas a mano por algunos de los historietistas más representativos del momento actual en España.

 
Gibson Storytelling tuvo lugar entre los días 16 y 19 del pasado mes de abril. Y consistió en la exposición de 9 guitarras Gibson Les Paul Junior, llegadas directamente de la Gibson Factory de Nashville, que fueron entregadas a otros tantos ilustradores y dibujantes de cómic españoles para que las decoraran a mano. Cada una de estas guitarras debía contar su propia historia, reflejar una idea o representar las vivencias y experiencias de cada uno de los artistas. Convirtiéndolas así en objetos únicos e irrepetibles.
 

Andres G Leyva

Entre los nombres elegidos para esta original iniciativa se encuentran tanto jóvenes talentos como Quan Zhou, autora de Gazpacho andaluz, su particular autobiografía humorística chino-andaluza, o Mamen Moreu, nominada a Autor Revelación en esta pasada edición del “Saló”; como auténticos pesos pesados y veteranos ilustres del cómic nacional como Miguel B. Núñez, Andrés G. Leiva, o David Sánchez. Completaban la exposición las guitarras decoradas por Borja Bonafuente, Javier de la Rosa, Tinglado Gráfico y Pedro Perles.
 

“Me pareció una idea muy buena y muy interesante, no es algo que se vea todos los días”, nos cuenta Quan Zhou cuando le preguntamos por su reacción cuando Gibson le ofreció la oportunidad de pintar sobre un soporte tan diferente como una guitara. “Me apeteció muchísimo colaborar. También pensé que estabais un poco locos... Pintar unas guitarras tan caras... Cuando la recibí en mi casa tenía miedo de rayarla con cualquier cosa, o estropearla al pintarla.”, explica la joven dibujante.
 

Miguel Núñez, por su parte, tiene muy claro qué pensó al recibir el ofrecimiento: “¡Que viva el rock! Bueno casi... la verdad es que me entró pánico ¿Cómo se decora una guitarra ya barnizada? No tenía ni idea de qué materiales se podían usar porque se trataba de una guitarra lista para ser usada.” El dibujante madrileño sufrió un poco durante todo el proceso de pintado: “No era fácil que se fijaran bien en la superficie, el color negro me dio muchos problemas porque se desquebrajaba al mínimo soplido después de secarse. Compartí mis preocupaciones con Mamen Moreu y David Sánchez que también estaban metidos en faena y al final salimos todos airosos del asunto”.
 

Borja Bonafuente

En cuanto a la inspiración a la hora de elegir el motivo para cada una de sus guitarras, cada maestrillo, como suele decirse, tiene su librillo: “la concepción de idea fue muy normal, estaba en el metro medio dormida por la mañana y dije ¡ya lo tengo!”, explica Quan Zhou. “Hice el boceto en la libreta que tenía en el bolso, y al llegar a casa me puse a ello. Una cosa curiosa, al principio iba a tener también textura de flores, para hacerla más femenina, pero al pintarla la guitarra te decía sola lo que quería, y precisamente flores no eran”.

Miguel Núñez, por su parte, músico de rock él mismo desde hace décadas en bandas como Humbert Humbert o, más recientemente, Hominidae, fue más, digamos, al riff de vieja escuela: “La idea está inspirada en mi cómic Heavy 1986 y también en dos de mis discos favoritos: Thunder and Lightning de Thin Lizzy y Poderoso como el Trueno de Obús.” ¡Ahí es nada! Como músico, explica Miguel, la experiencia ha sido como una pequeña montaña rusa: “Por un lado [lo he vivido con] frustración por mis limitaciones aunque el resultado final me ha animado bastante. Y por otro con excitación por haber podido compaginar dos de mis pasiones: rock y dibujo. La guitarra, una Gibson Les Paul Junior, es una auténtica pasada.”

En las fotos que acompañan este reportaje podéis ver el resultado tanto del trabajo de Quan Zhou y Miguel Núñez, como del resto de dibujantes. Una colección de guitarras Gibson Les Paul Jr. irrepetible. “¿Sobre qué otras guitarras Gibson no te atreverías a posar un pincel?”, preguntábamos para rematar a Miguel: “¡Sobre todas las que admiro! Quizá sean las guitarras que más haya escuchado en mi vida: Kelly Johnson de Girschool. Gary Moore, Brian Robertson, Scott Gorham y John Sykes con Thin Lizzy. Marc Bolan o cualquiera de las Gibson que ha utilizado John Fogerty. Randy Rhoads con Ozzy Osbourne. Tony Iommi de Black Sabbath. Las Gibson de Andy Macoy y Nasty Suicide de Hanoi Rocks o la Melody Maker de Joan Jett... ¡la lista es infinita!”

David Sanchez

 

 

 

Javier de la Rosa

 

Miguel Nuñez

 

Pedro Perles

 

Quan Zhou