right


Dentro de la gran familia de Gibson Brands, la línea de monitores KRK es sin duda una de las más asentadas en contextos de todo tipo, desde estudios caseros, hasta instalaciones completamente profesionales. La cosa no debería sorprender, ya que KRK ofrece altavoces de calidad profesional y con características innovadoras a precios de los de no tener que empeñar un riñón o hipotecar nuestra Les Paul para poder tener un par de escuchas decentes en el estudio. Es por esto por lo que se han convertido en favoritos de un amplio abanico de audiófilos, ingenieros de sonido y productores.

Es de esperar, por tanto, que entre tanto usuario surjan dudas sobre cómo poder sacar el máximo partido de un buen par de monitores KRK. Así que aquí os dejamos algunas de las más comunes, para que tengáis las respuestas antes incluso de sacar los altavoces de sus cajas...

A veces, cuando me ausento durante un tiempo, el sonido tarda unos pocos segundos en volver una vez que vuelvo a reproducir música... ¿Por qué?
Tranquilo, no te estás volviendo loco ni a tus altavoces les pada nada malo. Los monitores KRK tienen un modo “sleep” automático, mediante el cual entran en suspensión - de modo similar a como lo hace un ordenador - si no reciben ningún sonido durante 20 minutos. Se trata de una forma eficiente de ahorrar energía, extender la vida de los componentes y de reducir el calor que emiten los equipos. A cambio, el proceso de puesta en marcha de nuevo necesita de esos pocos segundos desde que detectan audio en su entrada hasta que están completamente “despiertos”.

Al usar la función Auto-Mute de los altavoces KRK VXT, el sonido a veces se corta si hay poco volumen... ¿Cómo puedo evitarlo?
Es normal que ocurra esto si el sonido que llega al monitor está por debajo el umbral marcado para que deje de esar muteado. Si vas a trabajar con material que pueda quedar a menudo por debajo de este nivel, recomendamos desactivar esa función. No obstante, una buena solución pasa por bajar el control System Level Adjust de cada altavoz, para bajar su output, y aumentar el nivel de salida del dispositivo que este alimentándolo.

Uso mi KRK Rokit 5 G3 para escuchar música desde un reproductor portátil. ¿Qué tipo de cable o adatptador necesito para que se oigan los dos canales estéreo por el mismo altavoz?
No recomendamos emplear un Rokit G3 de esta forma. Las entradas de este tipo de monitor son monos, ya que están diseñados para ser usados en pareja. De tal manera que puedes escuchar uno u otro canal del estéreo a través del Rokit G3, pero para poder usar una suma de los dos deberías emplear algún tipo de mezclador externo. Ten en cuenta, además, que algunos aparatos no están preparados para que sus dos ouptus acaben conectados a la misma entrada, y podrían resultado incluso dañados.

Uno de mis Rokit G3 suena con demasiados graves, mientras que el otro no. Los ajustes en la parte trasera de los altavoces están exactamente igual. En la tienda se oían perfectamente bien, pero en casa no hay forma de que el problea remita... ¿Qué está pasando?
En este tipo de situaciones, habría que estudiar atentamente cada caso en busca del problema exacto. Pero la mayor parte de las veces la solución es realmente sencilla, y el problema suele estar en la colocación de los monitores. Especialmente cuando se trata de estudios caseros, un comportamiento de este tipo es muy posible que se deba a que uno de los altavoces está situado pegado a una esquina. Si colocar un altavoz en una pared ya aumenta sus graves, una esquina no hace sino empeorar las cosas. Con lo que esa diferencia en bajas frecuencias entre un monitor y otro seguramente tenga que ver con su ubicación en el estudio.

 ¿Cuál es la posición ideal de los controles de HF y LF de mis monitores KRK?
No existe una posición ideal para ellos. Estos controles ajustan el nivel de las altas (HF) y bajas (LF) frecuencias de cada altavoz. Ajustarlos depende de las necesidades de la sala en que estén ubicados los monitores, es decir, de la respuesta acústica del espacio alrededor de ellos. Por ejemplo, puede ocurrir que en tus mezclas, los bajos se oigan bien, equilibrados. Pero en otros sistemas se perciben demasiado fuertes. Esto es síntoma claro de que la acústica de tu sala está afectando a la forma en que percibes los graves, con lo que será necesario realizar ajustes en el control LF para igualar las bajas frecuencias a como se escuchan en otro sistema en el que confíes. Lo mismo con las altas frecuencias y el control HF.