Artesanía y calidad de primera clase son dos características que todos sabemos que van ligadas a cualquier producto Gibson. De una Les Paul, por ejemplo, esperamos un estándar de cuidado, factura y prestaciones en el que podemos confiar. ¿Por qué no esperar lo mismo de otros productos con los que escuchamos o, incluso, hacemos, grabamos o producimos música?
 
No es que Gibson haya andado alejada del mundo del sonido profesional en los últimos años, precisamente. Pero las últimas incorporaciones a la familia de Gibson Brands han completado una oferta completa de soluciones tanto para entornos profesionales como ese otro ámbito, más de guerrilla, del estudio casero. Si es éste último en el que te mueves, o en el que estás comenzando a adentrarte, aquí te dejamos cinco necesidades básicas para arrancar – ¡o mejorar! – que tendrás cubiertas con los diferentes productos de las marcas que forman Gibson Brands. ¡Toma nota!
 
Lo micrófonos
Si vas a montar un estudio casero, ya sea para recoger ideas de composición, grabar demos o realizar producciones completas para tu grupo u otras bandas, tarde o temprano vas a necesitar micrófonos. Voces, guitarras acústicas, guitarras eléctricas, percusión… Lo habitual es captar todas estas fuentes a través de un micro. Dentro de Gibson Bandas, Neat Microphones puede que sea una nueva compañía, pero se trata de una fundada por expertos en microfonía con largas carreras en la industria.
 
Dentro su línea de productos Bee, dos modelos están especialmente dirigidos a grabaciones con calidad profesional: el King Bee y el Working Bee. El primero está especialmente indicado para voces, mientras que el segundo desempeña algo mejor con instrumentos. Juntos, por tanto, se complementan a la perfección, y pueden cubrir prácticamente todas las necesidades de una pequeña producción. Ambos incluyen shockmount y pop filter. Y con ese look tan particular sin duda darán una nota de color a tu home studio.
 
Neat-King-Bee

 

Altavoces
En este departamento, ahora mismo, Gibson Brands tiene de todo y para todos los gustos. Por un lado está el catálogo, curtido en mil batallas, de KRK Systems. Con tres líneas diferentes, la económica Rockit, la gama media de la serie VXT y la primera de la clase, Expose, KRK abarca todos los grados de detalle sin menoscabar en lo más importante: una fidelidad de sonido a la altura de lo que se exige en cualquier entorno profesional.
 
Les-Paul-Reference-Monitor

 

Por otro lado, la última incorporación a la oferta monitores se llama Les Paul Monitors, que son al mismo tiempo un tributo a un nombre clave en el mundo de la guitarra pero también de la grabación musical, y una opción realmente interesante para quien quiera un buen par de escuchas que cubran con calidad todo el rango de frecuencias, y al mismo tiempo tengan un look diferenciador. ¡Un poco de clase Les Paul nunca sobra!
 
VXT-6

 

El Interface
En el estudio moderno, lo más probable es que tu multipunto no sea una máquina de cinta magnética más grande que el sofá de tu casa. Hoy en día, el entorno digital es el rey, y el interfaz de audio, el nexo obligado entre el mundo analógico – el de nuestra voz, nuestras guitarras, nuestras ondas de sonido… - el de los unos y ceros del ordenador. Que no deja de ser un multipistas hipervitaminado…
 
TASCAM-DP-03

 

TASCAM, otra de las marcas dentro de Gibson Brands, ofrece un gran abanico de interfaces de audio. Los modelos US-2x2 o US-4x4 (los números hacen referencia al número de inputs y outputs) son dos grandes opciones para el home studio, en la que esos extras no-siempre-tan-útiles pierden protagonismo frente a una impecable calidad en los preamplificadores y la conversión. Tienen, además, opciones MIDI, para aquellos que las necesiten. Y si tu caso particular requiere un montón de entradas,  la próxima US-16x08 incluirá 16 entradas, 8 de micro y 8 de línea.
 
El grabador
Es decir, el recipiente en el que se recogerán las pistas que grabemos en nuestro estudio. Como decimos un par de párrafos más arriba, tradicionalmente siempre ha sido un multipistas de cinta. Hoy en día, el ordenador manda, con lo que un DAW (Digital Audio Workstation) será una obligación. Sin embargo, éstos son mucho más que un simple multipistas, ya que permitirán la edición y mezcla del audio, como las soluciones todo en uno que son dentro del entorno digital.
 
SONAR, de Cakewalk, es una  de las estaciones de audio digitales con más solera y reconocimiento del mercado. Hay tres versiones, Artist, Professional y Platinum, y puede adquirirse mediante planes mensuales que aseguran estar a la última en actualizaciones y mejoras. Eso sí, al contrario que otros planes mensuales, al cabo de un año el software no expira, sino que sigue permaneciendo activado.
 
SONAR

 

No hay que olvidar, no obstante, que TASCAM ofrece varios Portastudios. Es decir, soluciones integradas completas como unidades de hardware independiente. Una evolución de aquellas mesas de mezcla con grabador de cinta incorporado, que hoy en día son un buen compromiso portátil entre lo puramente analógico y lo puramente digital. Existen en diferentes formatos, de entre 6 y 23 pistas, y permiten grabar, editar y mezclar directamente sobre una única pieza de hardware.
 
Auriculares
Y si más arriba hablábamos de escuchas, los auriculares son una pata fundamental de este departamento. Útiles tanto para grabar como para disponer de una alternativa que a la hora de revisar nuestras mezclas (o, sencillamente, para poder trabajar por la noche sin molestar a la familia), un buen par de auriculares pueden ser una de las herramientas más importantes de un técnico de sonido. KRK ofrece una buena gama de ellos, con los KNS 6400 y KNS 8400 siendo dos buenas opciones de entrada para cualquier home engineer. No obstante, existen otras muchas opciones también de marcas de Gibson Brands como TASCAM, Onkyo o Philips.
KRK-KNS-8400