El final de este gran año guitarrero está a la vuelta de la esquina, y los más avispados ya sabéis que la nueva línea de guitarras Gibson 2015 ya está disponible. Si no lo sabías, tranquilo, no tenemos ningún problema en repetirlo: la nueva línea de guitarras Gibson 2015 ya está disponible. Puedes echarles un vistazo aquí mismo, donde os contábamos hace poco sobre las nuevas y espectaculares Les Paul (está mal que lo digamos nosotros... ¡pero es que lo son!); o aquí, para echar un ojo a la línea al completo, o acercarte a tu tienda habitual, que ya debería estar recibiendo estas nuevas guitarras para quienes no se conforman – y por qué deberían – con leer sobre ellas, sino que necesitan mirar, palpar, tocar y sentirlas en la mano y en los oídos.

Nada sustituye a tener entre las manos una guitarra para tomarle el pulso. Pero como Internet todavía no ha inventado la forma de hacer esto digitalmente, nosotros intentaremos darte otro tipo de aperitivo, uno más directo al lado del cerebro que se encarga del lenguaje. Vamos, en palabras escritas, lo que viene siendo este artículo, que mira que nos ponemos tontitos con las metáforas y la retórica de vez en cuando...

Nos parece que es relativamente sencillo, cuando de guitarras trata la cosa, de quedarnos muchas veces con lo obvio. Es decir, cómo se siente la guitarra en la mano, qué timbre tiene, pesa mucho o poco, es cómoda de tocar y alcanzar los controles... Ya sabes, esa clase de pequeñas cosas (ejem) que son tan vitales que para qué narices íbamos a tener que fijarnos en más cosas, ¿verdad? Y es cierto. Si todo eso cuadra, ¿qué más da lo demás? A veces, sin embargo, no está demás tener en cuenta esos otros pequeños detalles que separan una buena guitarra de una mejor. O que, simplemente, redondean y completan lo que nos parece un auténtico guitarrón entre las manos, poniendo esa última guinda al pastel que lo puede convertir en un instrumento de por vida o para todas las situaciones que se nos pongan por delante.

Nuestras nuevas guitarras Gibson 2015 tienen, vais a permitirnos el atrevimiento, algunas de estas características que a veces pasamos por alto, incluso los que hablamos de ellas, o a las que prestamos poca atención y pasan desapercibidas. Pero que bien pueden convertirse en, como dicen en inglés, un deal closer. Vamos, un factor determinante. Algunas de estas son...

Jack con doble contacto
Cuando conectas tu cable a una de las nuevas Gibson 2015, el contacto se siente un poco más ajustado y seguro. Se enchufa fácil, no vamos a añadir una nueva pelea a vuestra experiencia con la guitarra, que bastante tenemos con darnos de guantazos con escalas y riffs. Pero sí que cuesta un poco más de desenchufar. Esto se debe a que el jack queda asegurado por dos lengüetas, mejorando tanto el agarre y la seguridad sobre el escenario.

right

 

Silletas de titanio
Lo del titanio, a los que tenemos ya una edad, nos sigue sonando como a algo salido de tebeos y relatos de ciencia ficción. Ese material extraño que se usaba en naves espaciales, armas de más allá de las estrellas y cacharrería superheróica (antes del adamantium, claro está). Pero, en fin, lo cierto es que es un metal muy real que se usa de verdad. En los puentes de nuestras nuevas Gibson, por ejemplo. Así que eso debe significar que el futuro ya está aquí... Sea como fuere, se trata de un material extremadamente resistente a la corrosión, y tiene la mayor relación resistencia-densidad de todos los metales. Es decir, además de aumentar la durabilidad, logramos mejor sustain. Lo dicho, cosa de superhéroes...

right

 

Trastes más bajos
Muchos guitarristas anhelan la acción más baja posible para sus guitarras. Algo que, todos lo sabemos, resulta complicado de lograr, ya que el diapasón, los trastes y la cejuela tiene que estar perfectamente alineados y calibrados conjuntamente para evitar los zumbidos y vibraciones no deseadas que conocemos como trasteo. Para las nuevas guitarras 2015, en Gibson se ha desarrollado un nuevo proceso PLEK para acomodar todas las partes a unos trastes más bajos. Lo que, en conjunción con la nueva cejuela Zero-Fret y sus opciones de ajuste, permiten personalizar al máximo la acción de la guitarra. Otra ventaja de tener trastes más bajitos es que es más difícil que al pisar con demasiada fuerza las cuerdas, desentonemos al empujarlas hacia abajo (causando, básicamente, un bending). Una bendición para quienes tocan un poco más agarrotados.

right

 

Diapasón más grueso
Sí, los nuevos diapasones para este año 2015 son más gruesos, como puede verse en esta foto. ¿Por qué?  Hay dos ventajas principales: primero, porque al haber más masa, aumenta el sustain que ofrece el propio diapasón; y, segundo, porque la mayor rigidez mejora a su vez la estabilidad, con lo que la guitarra permanece más fácilmente afinada. Dime una sola cosa de todo este párrafo que pueda parecerte mal... ¡atrévete!

right

 

Cableado interno de mayor calibre
Esta, definitivamente, es una de esas características que no suelen venir en las especificaciones. Y, si lo hace, prácticamente nadie le presta ninguna atención o entiende la importancia que puede tener. Pero vaya si la tiene... Si te fijas en la foto, verás el tipo de conectores que se usan internamente, un Quickconnect. Con este tipo de conectores, un cable más grueso provee mayor durabilidad para conexiones y desconexiones, y, como está pillado por el conector, mayor superficie de cable significa mayor superficie de contacto, con lo que mejora la fiabilidad y la calidad de la señal.

Lo dicho, todo ventajas. Y un buen recordatorio de que, muchas veces, hay también que mirar debajo del capó para juzgar un instrumento como es debido.

right