Se acaba 2014, empieza 2015, año nuevo, vida nueva, momento de grandes decisiones, de empezar nuevos proyectos, arrancar con un nuevo estado mental, blabablá. Todo eso que, para qué engañarnos, estamos hartos de oír cada 365 días, más o menos exactos, por estas fechas.

Y no es que nos guste demasiado lo de visitar lugares comunes, la verdad. Pero, qué demonios. Echando la vista atrás, hacía ya unos años que nos dejábamos caer por este. Y si hay un colectivo que necesita de vez en cuando que les pongan un poco en su sitio, y les planten una hoja de ruta delante para centrarse un poco en lo importante, esos somos los guitarristas. Amamos nuestro instrumento, pensamos en él más horas al día que en muchos de nuestros seres queridos (que no vamos a especificar aquí porque, para qué, ¿para liarla?), nos encanta tocarlo, mirarlo, hablar de él, escucharlo... Pero la disciplina no suele ser precisamente lo nuestro, y las rutinas que adoptamos no siempre son necesariamente buenas. Solo hay que ver la altura a la que algunos se cuelgan la guitarra...

Además, tendemos a ser animales de costumbres, por no decir directamente maniáticos, pedantes, insufribles e intransigentes muchas veces. Que si lo nuestro son las válvulas, no me hables de nada más. Que si yo toco esta guitarra, no quiero saber nada de aquella otra. Que si este pedal es la panacea y todo lo demás no sirve para nada (aunque solo sea porque me he gastado medio sueldo en él y tiene que serlo). Este calibre y tipo de cuerdas son lo más, y no entiendo cómo el resto del mundo usa otras.

Por todo ello, porque nos hace falta abrir la mente, aunque solo sea una vez cada lustro, y porque a quien más y quien menos les hace falta ponerse las pilas en algún departamento, aquí va nuestra lista de buenos propósitos guitarreros para 2015. ¡Tomad buena nota!

Tocar un poco cada día.
Es un clásico dentro de cualquier lista de este tipo, y ya que de lugares comunes va la cosa, tampoco vamos a andarnos con tonterías y dejarlo fuera. Porque, además, por muy experimentado que sea uno, tocar cada día, aunque solo sea un rato, nos hará a la larga mejores guitarristas. Esfuérzate en encontrar el hueco, por pequeño que sea. Con media hora basta, de verdad. E intenta centrar ese ratito de práctica. Si te faltan ideas, hay libros ahí fuera con planes semanales completos, con un lick nuevo que aprender cada día, de forma que tengas una pauta marcada y no te pueda la falta de inspiración o la pereza. 

 Expandir nuestro registro como guitarrista
¿Cuántos nos hemos encontrado antes o después en una especie de callejón sin salida, en el que nos sentimos tan cómodos tocando en según qué estilos que no somos capaces de explorar otras opciones? Aprovecha el nuevo año para marcarte como objetivo hacer precisamente eso: aprende a tocar bien con los dedos si eres un guitarrista de púa de toda la vida, dale un poco al jazz si lo tuyo es puro rocanrol, pasa más tiempo con tu acústica si sueles tocar la eléctrica. Sal de tu zona de confort y enriquece tu estilo.

Aprender a tocar otro instrumento
En esta misma línea, 2015 es un momento ideal para aprender a tocar otro instrumento. ¿Por qué? Porque el número es tan redondito y nos viene tan al pelo, que así lo hemos querido nosotros. Y punto. Si te referías a “por qué aprender a tocar otro instrumento”, entonces la respuesta es otra, claro: del mismo modo que tocar la guitarra en otros registros enriquecerá nuestra técnica, adentrarnos en un instrumento completamente diferente ampliará nuestra experiencia musical. Aprenderemos nuevos vocabularios, pensaremos musicalmente en otros términos... No te cortes: hazte con una trompeta o un violín (hoy en día se encuentran baratísimos), aprende a tocar el piano con un teclado, o, al menos, anímate con el bajo. ¡Qué mejor reto para el año que entra que hacernos mejores músicos!

Probar el G-Force
El futuro de la afinación está aquí y se llama G-Force. ¿Cómo? ¿Qué ya lo hemos dicho antes? ¡Pues claro! ¿Y cómo no iba a ser un propósito para 2015? Creemos tanto en esa primera frase que, sinceramente, pensamos que cualquier guitarrista debería darse la oportunidad al menos de probar este innovador sistema de afinación automática. En las nuevas Gibson 2015 viene de serie, no afecta a la estética de la guitarra, escondida en la parte de atrás de la pala, apenas añade peso al mástil es inapreciable, permite afinar al instante y  acceder a afinaciones alternativas en segundos. No puedes dejar pasar 2015 sin catarlo...

Cambiar las cuerdas a menudo... ¡esta vez de verdad!
Qué más decir. ¿Cuántas veces nos hemos dicho “este año las cambio cada mes... ¡seguro!”, para darnos cuenta en primavera (¡o en verano!) de que aún no lo hemos hecho? Pues ya sabes: tu tono se resiente cuando dejas envejecer cuerdas más de la cuenta, te expones a roturas en directo y, demonios, es una cochinada para el mástil. No dejes que ese “ohhh” que experimentas cada vez que las cambias ocurra solo dos veces al año.

Ir a más conciertos...
Somos guitarristas, lo que quiere decir, más o menos, que somos músicos. Lo que quiere decir, se supone, que nos gusta la música. Muchos, además, estamos en bandas. ¡Pues vayamos a más conciertos! ¡Y no solo de grandes artistas! También de grupos locales. No es solo que podremos disfrutar de lo que más amamos en esta vida, y aprender, ya de paso, de muchos de nuestros ídolos o descubrir, en otros casos, a nuevas y excitantes bandas (y aprender también de ellas, vaya...). Es que, además, yendo a conciertos apoyamos el sector en que queremos involucrarnos, si es que no lo estamos ya. Que no te pueda la pereza.

… y escuchar a las bandas y artistas
Ya puestos, cuando vayas a un concierto, no seas el típico pesado irrespetuoso que habla a voces de lo que le ha pasado esta semana en el trabajo o de la última bronca con la novia, o se ríe a voces estridentes mientras la banda en el escenario intenta crear un momento íntimo. Por supuesto, un concierto es un lugar donde vamos a pasarlo bien, y eso implica hablar y reír con colegas, tomarnos una copa... Pero recuerda que hay un grupo peleando porque escuches su música. Si no te gusta, apártate respetuosamente, pero no estropees la experiencia de los demás o de los propios músicos.

Dar una oportunidad al modelado digital
Conozco a un guitarrista que hace meses se dijo: “estamos en 2014, igual el modelado digital comienza a sonar bien”. Sus experiencias pasadas con este tipo de aparatos nunca fueron buena, todo sonaba a chicharra. Pero se animó a probar algunos de los últimos preamplificadores digitales, y sus amplis de válvulas han quedado aparcados. El modelado digital no es para todo el mundo, pero tiene sus ventajas. Y todo guitarrista debería, al menos, animarse a probar alguno de estos aparatos, especialmente los de alta gama que ya usan en directo y en el estudio grupos como Metallica, Mastodon o Deftones. Quién sabe, quizás 2015 sea tu año del descubrimiento digital... Las válvulas van a seguir esperándote, tranquilo. No son celosas.

Mantener a raya el GAS y tocar más
Deja de revisar cada semana los mercados y foros de segunda mano en busca del último gran fuzz, o el delay que sin duda (claro, claro) necesita tu pedalera. Los guitarristas tendemos a perdernos en el equipo, y olvidarnos de que, al final, nuestros dedos pueden hacer más por cómo sonamos que un arsenal de pedales. Y lo mismo con tu ampli: seguramente es tan bueno como necesitas, y ese otro valvular que te tienta tanto no sea más que esa manifestación de nuestra gran maldición como guitarristas: el GAS. Supéralo, y dedícate a tocar.

Calentar antes de tocar
Consejo especialmente dirigido a quienes tocan mucho durante la semana. Por que tengan varias bandas, estén estudiando a marchas forzadas, o se dediquen de forma más o menos profesional a esto. Y también, especialmente, a quienes trabajan delante de un ordenador tecleando todo el día. Calienta antes de tocar la guitarra. Haz varios ejercicios de estiramiento durante un par de minutos, y aliviarás parte del estrés que tu mano acumula al tocar durante horas o, peor, por la postura sobre el teclado del ordenador. Las manos y la salud son un tema más delicado de lo que parece.

Probar las nuevas guitarras 2015
Y, por supuesto, no habrá mejor manera de empezar el año que probando la nueva línea de guitarras Gibson 2015. Aquí te dejamos una orientación de por dónde empezar. ¡Feliz Año Nuevo!