Gustavo representa una nueva generación de artistas que mezcla perfectamente la música en inglés y español. Desde Los Ángeles llega con un nuevo sonido y su álbum debut ‘Entre la Ciudad y el Mar’ que ha recibido grandes reconocimientos entre la prensa especializada y el público empieza a conocer a este talentoso cantautor.

¿De dónde sale tu gusto por la J45?
Hace como cuatro años estaba trabajando en los demos para mi disco y en el estudio uno de los productores tenía una J-45 del 65, quedé fascinado no solo con su sonido sino también con su estilo. La busqué mucho y finalmente luego de tanto buscar la encontré en craiglist. Recuerdo que me la ‘regalé’ de cumpleaños y me costó como 700 dólares. Tiene un sonido muy especial y me gusta mucho para tocar en vivo, se complementa perfectamente con mi música, es un gran apoyo para mi voz porque le da un sonido muy particular. Sin duda es mi guitarra y una de mis preferidas.

¿Además tiene un look muy especial?
¡Si, se ve bien!. Me gusta también porque hay pocos artistas que viajan con sus guitarras y su imagen se relaciona con un instrumento en particular. En mi caso, la tengo siempre conmigo, no solo se ve linda sino que también le da credibilidad a mi música, porque donde voy puedo sentarme a tocar mis canciones. Me gusta tocar con emoción y con ella puedo enseñar mi música a quien quiera oírla, bien sea en vivo o en una entrevista.

También tienes una ES 137…
Si esa me la dieron ustedes, es una guitarra tipo Hollow Body, que tiene un sonido más grande, tiene elementos diferentes e igual la disfruto mucho. En vivo suena muy lindo y también tiene una presencia que impacta cuando estás en el escenario.

Tú has crecido como artista bajo dos culturas… ¿qué ventajas tiene para tu música en español también haber
escuchado rock y música de cantautores en español?

Simplemente demuestra que a los latinos en Estados Unidos y en todo el mundo también nos gusta el rock y mucho, sin importar el idioma. Yo crecí oyendo Bruce Spingsteen, U2, Soda Stereo, Joaquín Sabina, música buena, de calidad, música sincera y que le puede gustar a cualquier público, esa es la misma idea que tengo con mi música. Que la pueda interpretar u oír cualquier persona y aunque no entienda el idioma sienta algo con ella. Es el caso de mi guitarrista, que es americano pero que creció en Cancún dice que la combinación de la música en ingles y la letra en español es para él muy original.

Puedes elegir lo mejor de los dos mundos…
Para mí es algo natural, yo crecí escuchando música en ambos idiomas, es realmente una ventaja el tener el poder de entender las dos culturas, al fin del día una SG clásica sonará perfectamente en inglés o español, la música al final es una sola.

¿Cómo llega la música a tu vida?<

Mi familia siempre ha sido muy musical. Mi padre tenía guitarras españolas y tocaba en las fiestas y reuniones familiares, en los ‘palomazos’ como decimos en México. Mi padre es de la generación de los sesenta, así que el creció oyendo música de los Beatles y José Alfredo Jimenez, así que desde niño estuve rodeado de Beatles, Cat Stevens y mucha música tradicional mexicana. Por el conocí muy bien la música de Cat Stevens.

Has pasado mucho tiempo en Los Ángeles, la meca y quizás el objetivo para muchos artistas… ¿Cuál es la ventaja como cantautor de conocer bien esta ciudad?
Cuando estaba en la universidad tenía una banda con la que recorrimos toda la ciudad y así entiendes que hay mil grupos tocando en Los Ángeles y aprendes a que hay que ser original, tienes que saber promocionarte muy bien no solo en el mundo indie sino también en el comercial. Además, como todos, tienes un trabajo de día y cumples tu sueño en la noche. Estar en una banda fue una escuela perfecta. Acá hay muchos actores, cantantes que de día trabajan en un valet parking o en una oficina y de noche salen a seguir trabajando en sus propios sueños. Es una ciudad interesante pero al mismo tiempo con mucha competencia. La ventaja de andar en ese circuito es saber dónde tocar, aprovechar la oportunidad cuando un artista viene de gira y tú le puedes abrir un show. Quizás la escena latina es más pequeña pero al igual encuentras muchas bandas o artistas que están buscando su espacio. Pero definitivamente toda esa escuela con la banda hoy en día entiendo que fue muy útil.



Cuéntanos de tu experiencia de trabajar con Gustavo Santaolalla, uno de los productores más reconocidos en Estados Unidos…
Literalmente y aunque suene un poco como cliché, es un sueño hecho realidad. Hace como tres años luego de trabajar un buen tiempo en el demo, decidí grabar varias canciones y enviar ese trabajo a 50 personas claves de la industria. Luego de tres meses sin respuesta, la única llamada que recibí fue la de Gustavo y esa llamada cambio mi vida. El tiene un estudio increíble, una filosofía de trabajo muy interesante y un equipo de gente como Adrian Sosa que viven y sueñan de la música. Entre todos combinan fácilmente 50 años de experiencia en esta industria y fue un aporte no solo a mi sonido sino a mi formación como persona determinante. Su forma de tocar los instrumentos, sus sonidos, el entusiasmo, los consejos y el hecho de creer en mi me llevaron a lo que es hoy mi disco y mi carrera.

Ya has presentado tu disco en Estados Unidos, suponemos que quieres ir a México…
Claro, pero la idea es hacerlo de a poco, con showcases, con visitas y con un interés de presentar mi música con mucho respeto y con humildad. No porque llega Gustavo Galindo de Los Ángeles debe pasar todo de la noche a la mañana, la idea es llevar mi sonido y que la gente lo conozca. Es un país muy importante para mí y la idea es seguir viajando por Latinoamérica y llegar también a España.

Ser músico también requiere de disciplina… háblanos de tu rutina…
Bueno antes tenía un trabajo de oficina de 9 a 5 en una firma deportiva en el departamento de relaciones publicas…y en la noche ensayaba, eran los conciertos, etc… pero ahora que estoy dedicado 100 por ciento a la música tienes que aprender a usar el tiempo y a ser muy disciplinado.
En la mañana hago de todo un poco, ejercicio, contestar correos electrónicos, hablar con mi equipo de trabajo, resolver asuntos de mi carrera, de giras, shows, coordinar ensayos etc. También hay que tener tiempo para tocar guitarra y seguir escribiendo. Sigo haciendo demos en casa o en la computadora cuando viajo, practico escalas, cuidar la guitarra, caminar y buscar inspiración. Pero en general hay que tener mucha disciplina.

Ya que trabajaste en relaciones públicas ¿cuál es la aproximación que debe tener el artista frente a la prensa y los medios en general?
Es fundamental, cuando alguien piensa que debe madrugar para hacer entrevistas y es un sacrificio debe cambiar esa idea y entender que tienes una cita con alguien que puede ayudarte a promover tu música y a que llegue a nuevas personas.